No disparen al funcionario

Un breve repaso desde que irrumpió la desaceleración acelerada del crecimiento, fenómeno posteriormente conocido como crisis, hasta la concesión de una línea de crédito incondicional, eufemismo del eufemístico primer rescate, permite apreciar el señalamiento de una serie de actores sociales que han sido presentados ante la opinión pública como auténticos verdugos de la recesión: inmigrantes, jóvenes, funcionarios, pensionistas, trabajadores, hipotecados, enfermos, universitarios, etc. Según numerosos expertos y responsables políticos, esos colectivos son, en definitiva, los invitados de la gran fiesta que tuvo lugar en España durante los últimos lustros. Los invitados habrían bebido por encima de sus posibilidades, por lo que los recortes serían imprescindibles para paliar la resaca. Sin embargo, se desconoce aún si los autores de semejante relato pasaron el debido control de alcoholemia, si en realidad alucinaron con aquella fiesta al intoxicarse en la rave financiera.

Uno de esos invitados, el colectivo de funcionarios, ha vuelto a ser castigado por la justicia divina que imparte el Fondo Monetario Internacional, organización sin legitimidad democrática que recomienda al Gobierno español una nueva bajada de salarios a los empleados públicos. El poder adquisitivo de los funcionarios no ha dejado de mermar a raíz de la crisis: los recortes de mayo de 2010 supusieron una reducción media del 5% de sus salarios, que posteriormente han sido congelados, sin olvidar la subida del IRPF y la infalibilidad  de las tijeras autonómicas. El funcionario ha sido utilizado como chivo expiatorio para eximir a los verdaderos culpables de la crisis y ocultar responsabilidades políticas, blanco fácil porque, además, sirve para enfrentar entre sí a los trabajadores. La legislación anticrisis debería contener una doble memoria racional (¿cuáles son las causas de la crisis) y moral (¿quiénes han sido los culpables?).

El argumentario que estigmatiza a los empleados públicos deja mucho que desear. El primer tópico consiste en la exigencia de sacrificios por el carácter estable y permanente de su trabajo. De ahí las reducciones salariales y la posibilidad que establece la reforma laboral de despedir al personal laboral. Se olvida deliberadamente que la inamovilidad no es un privilegio, sino una garantía de imparcialidad y eficacia administrativa que inhibe la corrupción. El segundo tópico es el de que los funcionarios trabajan poco. Chascarrillos como el del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, sobre el café y el periódico, forman parte de una estrategia política y mediática muy definida. Pero lo cierto es que no se han puesto en funcionamiento sistemas de evaluación del desempeño, por la pasividad de los responsables políticos y pese a la disponibilidad de los empleados públicos. El tercer tópico alude a que hay demasiados funcionarios, sobre todo tras el desarrollo del Estado de las autonomías. Nada más lejos de la realidad. Si España tuviera la proporción de empleados públicos de Suecia, se crearían 5 millones de puestos de trabajo, pero aquí se ha optado por congelar la oferta de empleo público y reiterar hasta la saciedad que el empleo sólo lo crean las empresas.

Poco importan los datos y el rigor a quienes han decidido culpabilizar a los funcionarios de la crisis e imponer medidas que perjudican al conjunto de la economía, porque reducen la renta disponible y alimentan la espiral del paro. La realidad es que los funcionarios realizan trabajos necesarios con la mayor dignidad, son los maestros, los médicos, los policías, los empleados que prestan servicios públicos a la ciudadanía. La música de la rave de las finanzas, estruendo de la demagogia, cada vez resulta más insoportable.

Artículo publicado en el diario El Adelanto (22/6/2012).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s